CORTES DE FLEQUILLO, EL NUEVO TRENDING TOPIC DEL CABELLO. Por Itziar Salcedo.

cortes de flequillo

Son la sensación de la temporada. Los hemos visto en todas las pasarelas, en todas las revistas, en todos los post. Cortos, largos, lisos, ondulados, versátiles o estáticos. Ahí están, en el punto de mira de todas las tijeras y en la cabeza de casi todas/os los que anhelan estar a la última en aquello de lo del estilo capilar. Sin embargo, elegir el flequillo que mejor sienta a uno no es cosa de fijarse en la foto de la Ceb de turno. Llevar flequillo exige una operación de análisis de previo, tanto del tipo de cabello como de la forma de la cara, incluso del estilo de vida que se lleva. El flequillo puede marcar tanto como una cicatriz, eso sí, tiene la ventaja de que si erramos en la elección el pelo crece y el mal se pasa en unos meses. Aunque rectificar sea de sabios, de listas/os es no meter la tijera sin ton ni son, a lo loco.

Tipos de flequillo y cómo elegir el que más nos favorece.

Primera pregunta : ¿qué flequillo me va?. Según sea el largo del cabello, se optará por un flequillo recto, corto, o bien largo pero tupido, versátil. Con raya al lado o sin raya, con capas largas o con más movimiento, todo se puede estudiar. Dependerá también de nuestra altura, de los rasgos de nuestra cara, de la expresión de nuestros ojos o del diseño de nuestras cejas. Todos estos elementos determinarán la longitud del cabello que debemos cortar, y si optamos por un flequillo marcado y definitivo, o uno más reversible.  

 

Flequillo según color el de pelo.

Pero además de las cuestiones de tijera, existe otro factor determinante para que no produzca demasiados quebraderos de cabeza: el color es muy importante y decisivo. En el cabello oscuro aportará fuerza y seguridad, siempre podremos aclarar algunas zonas y largos del contorno, dando un toque muy personal (efecto californiano). Para evitar que el tiempo no tenga que hacerse cargo de las rectificaciones, no es aconsejable marcar excesivamente el flequillo en longitud y forma (tipo melenas Cleopatra) cuando se tienen las facciones demasiado angulosas o una nariz prominente, ni despejar excesivamente los pensamientos con flequillos minimalistas cuando la frente es prominente, amplia o ya marca arrugas. La tendencia son los flequillo más versátiles, “transformer”, que se adaptan tanto a un recogido bailarina-chic, como a un estilo como el que luce ahora Kate Moss, o la futurable reina de Inglaterra Kete Middleton, un peinado/despeinado absolutamente trabajado.

 

Repasar el corte de tu flequillo.

Si caes en la tentación de meterte la tijera en casa para repasar tu flequillo, hazlo siempre con un instrumento bien afilado, utilizando un peine como guía, si el flequillo es recto y asimétrico; y haz como con la sal, corta con prudencia. Si el flequillo está despuntado, un buen truco para aligerarlo entre visita y visita a la peluquería es hacer pequeños rastras o tirabuzones (en seco) y con la tijera hacer pequeñas incisiones en las puntas y medios del mechón.

 

El flequillo para camuflar la falta de cabello o alopecia femenina.

Por último, hay que tener mucha precaución cuando el flequillo se utiliza como elemento de camuflaje para disimular una melena que clarea en la frente y la coronilla, muy típica de las alopecias femeninas. No conviene acentuarlo demasiado para evitar que al acicalarlo dañemos la fibra capilar. Lo ideal, es acudir a un peluquero, que realice un estudio morfológico y aporte volumen y estilo sin mermar el cabello. Y como solución estética, nada mejor que la bioestimulación con Factores de Crecimiento Plaquetario; una técnica que fortalece, redensifica y combate eficazmente un problema que cada vez afecta a un mayor número de mujeres. Un tratamiento en el que la Doctora Espallargas es especialista con unos resultados increibles.

Dejar un comentario

Share This