como cuidar la piel

¿QUIERES SABER COMO CUIDAR LA PIEL EN INVIERNO? Aquí te decimos todas las claves para que puedas mejorar tu piel y cuidarla.

Poco a poco va llegando el frío, y en nada se nos presenta el invierno. La piel del cuerpo queda a cubierto y resguardada, pero…¿Qué pasa con la de la cara? Ésta soporta las bajas temperaturas, el viento y el frío como puede, sin escudos y tratando de adaptarse. Y es que no solo ocurre en verano: el invierno y sus inclemencias también aceleran el envejecimiento de la piel. Por culpa de los cambios bruscos de temperatura se produce una vasoconstricción periférica, que hace que la red vascular se contraiga y haya menos irrigación sanguínea en el tejido. Esto hace que el rostro se deshidrate, pierda luminosidad, las pequeñas arruguitas se marquen más y la flacidez se acentúe. Las Dras. Purificación Espallargas y Camino Guallar nos dan los consejos necesarios para contrarrestar los efectos del frío en el rostro y saber como cuidar la piel.
como cuidar la piel

 

1. Conciénciate: La piel en invierno también sufre. Aprende a cuidarla.

“Estamos concienciados de que debemos proteger el cutis en verano de la radiación solar, pero en invierno nos olvidamos. Y no: las bajas temperaturas debilitan la barrera cutánea y el viento y las calefacciones deshidratan mucho”, explican las Dras. Espallargas y Guallar.

 

2. Como cuidar la piel con el clima seco. 

“La situación empeora en zonas del interior de la península, donde el clima continental se caracteriza por temperaturas extremas, secas y con más viento. Exponer la cara al viento es como frotarle un trapo por encima”, dice Purificación Espallargas. La piel de la cara sufre menos en la costa, donde la temperatura es más suave y el clima más húmedo.

 

3. Estos son los cuidados del rostro adecuados para poder cuidar tu piel:

 

3.1.       Limpieza en profundidad: Día y noche es imprescindible retirar los excesos de maquillaje, polución, suciedad, etc. Con leche, espuma, gel o jabón limpiador seguido del tónico facial.

3.2.       Exfoliación: Eliminar la capa de células muertas cuando llega el frío es fundamental para darle a la piel el empujón que necesita, para que se renueve y regenere más rápidamente. La cara queda más luminosa y lisa, en lugar de estar apagada y sin vida.
3.3.   Mucha hidratación: Este paso es imprescindible los meses fríos. Y para ello, según la Dra. Espallargas, es necesario incluir cremas y tratamientos con activos que incluyan ácido hialurónico o ceramidas; de día, ayudarán a que el cutis se enfrente a las inclemencias del tiempo, y de noche, a reparar y recuperar el rostro de los estragos sufridos.
3.4.      Protección solar: España es un país de sol todos los días del año, así que hay que utilizar cremas, leches o lociones con factor de protección los 365 días. Si hacemos deporte al aire libre, aún más, y como aconseja la Academia Española de Dermatología (AEDV), hay que extenderlas media hora antes de entrenar y durante el ejercicio; si va a ser largo, habrá que renovar a las dos horas.
3.5.      Fotoprotección oral con antioxidantes: Las pastillas o comprimidos de protección solar no solo convienen antes de verano, sino durante todo el año, porque ayudan a reforzar la barrera cutánea, a combatir las inclemencias, la contaminación y los radicales libres. Las cápsulas 360º de Heliocare son muy eficaces a nivel antioxidante, fotoinmunoprotector y reparador del daño frente a la radiación UVB, UVA, Visible e Infrarroja.
3.6.       Cremas y tratamientos con Vitamina C: Es la vitamina antioxidante top, capaz de combatir las manchas, iluminar la cara como ninguna, difuminar las líneas de expresión y combatir los radicales libres. La Vitamina C se puede utilizar en sueros, cremas, mascarillas o ampollas, como las C20 con proteoglicanos de Endocare, con un 20% de vitamina C pura y estabilizada.
3.7.        Texturas según el tipo de piel: “Las texturas de las cremas deben escogerse en función del tipo de piel y no de la temperatura exterior: si a pesar del frío la piel está sana, las texturas no tienen porqué ser más densas”, cuenta la Dra. Espallargas. “En cambio si se muestra reseca con el termómetro bajo mínimos, quizá convengan texturas más untuosas o cremosas, que hagan un efecto barrera”.
3.8.         Tratamientos clínicos: Peelings, Factores de Crecimiento y Revitalización Facial:
Peelings: Facilita la regeneración epidérmica, unificando el tono de la piel y a su vez inhibiendo la formación de melanina, así como estimulando la síntesis de colágeno y elastina.  Para el invierno, la Dra. Espallargas recomienda estos tipos de peeling para el rostro:
Urban peeling+retinoico: Se trata de un peeling urbano pensado para regenerar y embellecer las pieles sometidas a las inclemencias medioambientales de las ciudades (choques térmicos, contaminación, estrés, etc.), que empeoran en invierno. Consiste en la aplicación de antioxidantes combinados que actúan a nivel del ADN. No irrita la dermis (aunque sí se puede pelar) y repara a  nivel celular. Si se combina con ácido retinoico, un derivado de la Vitamina A, tiene un gran poder antiarrugas y reafirmante, funciona como despigmentante y activa la producción de colágeno durante el invierno, que suele ralentizarse. Sesiones: 1 o 2 (en pieles muy fotoenvejecidas).
PeelingFenol “a la carta”:Este peeling de tipo medio es ideal para el cutis muy manchado y fotoenvejecido, y ayuda a crear colágeno desde las capas profundas. A diferencia de años anteriores, que los peelings eran más agresivos, lo último y más seguro es aplicar un fenol de bajo riesgo, lo que significa adaptarse a cada piel tras un estudio pormenorizado. La piel queda ligeramente irritada, como después de un día de esquí sin protección, pero permite llevar una vida normal. Sesiones: 1.
Factores de Crecimiento Epidérmico (FCE):Extraídos de la sangre de cada paciente, refuerzan la piel, le aportan elasticidad y brillo, y en definitiva, frenan el envejecimiento. “Actúan a nivel del fibroblasto para hacer una inducción de colágeno y ganar grosor en el cutis”, revela la experta. Sesiones: 1 o 2.
Revitalización facial: Un cóctel de vitaminas (C, E), aminoácidos, oligoelementos y Ácido Hialurónico altamente concentrados (hasta tres veces más de lo habitual) y aplicados mediante mesoterapia revitalizante, en pequeños e indoloros pinchacitos. Sesiones: 1 cada 3 meses. 

Dejar un comentario

Share This