lifting sin cirugía

¿Te gustaría conseguir un efecto lifting sin cirugía sin recurrir al bisturí? Te contamos cómo lograrlo de forma no invasiva

Según pasan los años la piel pierde luminosidad, hidratación, grosor y firmeza, porque las estructuras de la cara se caen. Esto ocurre porque cuando somos jóvenes la piel produce una gran cantidad de colágeno y elastina, pero con el tiempo esa producción se frena; por eso los tejidos del rostro se vacían y se caen. ¿Buscas un tratamiento lifting sin cirugía? Que no sea invasivo, que sea reversible y que deje de lado el bisturí? La solución está en un conjunto de seguras y efectivas técnicas de medicina estética realizadas por la Dra. Purificación Espallargas y la Dra. Camino Guallar que reposicionan las facciones, levantan los rasgos y consiguen un perfecto efecto lifting sin bisturí.

¿Qué es el lifting sin cirugía?

El lifting sin cirugía es un conjunto de técnicas nada agresivas basadas en la medicina estética, pensadas para reafirmar la cara y el cuello de manera natural y temporal, sin pasar por los efectos secundarios del bisturí. Se encargan de levantar los rasgos mediante infiltraciones de relleno o con inductores de colágeno. Hasta hace unos años, la única solución era el lifting quirúrgico, pero eso ha cambiado con la llegada de los procedimientos no invasivos. Hablamos de los hilos tensores, del ácido hialurónico, del bótox y de los Factores de Crecimiento Epidérmico (o plasma).

¿En qué zonas del rostro podemos hacer el lifting facial sin cirugía y cómo se consigue levantar la cara?

Podemos obtener un buen efecto liftting en la mirada, los pómulos, las mejillas, el óvalo facial y el cuello.

Ojos: Para obtener un lifting de ojos sin cirugía la Dra. Espallargas combina varias técnicas: bótox o toxina botulínica para levantar la cola de la ceja y abrir y rejuvenecer la mirada aplicándolo en diferentes puntos estratégicos; ácido hialurónico en el músculo orbicular con vectores en sentido ascendente hacia el nacimiento del pelo, una nueva técnica llamada lifting de cejas que levanta toda la ceja y no solo la parte del arco; Factores de Crecimiento Epidérmico (FCE) o plasma rico en plaquetas combinados con colágeno, que añadido al ácido hialurónico y al botox en varios planos da densidad al párpado superior y levanta la mirada.

Pómulos: Para reposicionar los pómulos tenemos tres técnicas efectivas y naturales:

  • Ácido hialurónico de alta densidad aplicado a nivel profundo, para sujetar las estructuras: Se hace mediante una infiltración con microcánula (para que haya menos hematomas) o aguja fina de este material que está presente de manera natural en nuestro cuerpo y sujeta la cara a la vez que rellena las arrugas finas y las profundas.
  • Hilos tensores: Los hilos de Polidioxanona (PDO), lisos o especulados, se anclan en la piel creando tensión, por un lado, y generando colágeno, por otro. Son reabsorbibles, seguros y crean un lifting sin cirugía natural. También están los de Ácido Poliláctico con conos, que generan más tracción gracias a la superficie cónica, ideales para caras con mucha flacidez.
  • Inductores de colágeno, como las esferas de Policaprolactona (Ellansé) o de Hidroxiapatita Clásica (Radiesse): Se trata de materiales que por un lado corrigen las arrugas gracias al efecto de relleno inmediato, y por otro inducen colágeno a largo plazo, ideal para disminuir la flacidez y conseguir un lifting sin cirugía sin resultados artificiales.

Surcos nasogenianos: Al levantar los pómulos, los surcos nasogenianos o el rictus que va de la nariz a la boca se marca menos. En algunos casos conviene rellenar con ácido hialurónico el surco a nivel profundo para que no se note, pero tiene que hacerse con discreción y en el plano correcto para que el resultado sea natural.

Óvalo facial: Para redefinir la mandíbula y la barbilla a partir de los 40-45 años se utilizan inductores de colágeno o relleno de ácido hialurónico, pero sobre todo hilos tensores.

Cuello: Los hilos tensores y la infiltración de vitaminas y factores de crecimiento acaban con el aspecto arrugado del cuello, consiguen una piel más densa y combaten la flacidez.

¿Para quién está indicado el lifting sin cirugía?

Para mujeres y hombres a partir de los 40 años que empiezan a notar la flacidez y quieren levantar la cara con un resultado seguro y natural, con un tratamiento no invasivo y evitando la cirugía plástica. En medicina estética, lo ideal es prevenir, más que corregir. Cuanto antes se trate el descolgamiento, más efectivo será el tratamiento de efecto lifting.

¿Cuáles son los efectos de un lifting facial sin bisturí?

Tras la infiltración de hilos tensores la tensión es inmediata. Entre las 2 y las 4 semanas posteriores, según estén los tejidos, se produce colágeno de calidad, y con ello además de combatir la flacidez y redefinir los ángulos se logra una piel más densa y joven. Con el resto de técnicas también hay un efecto flash inmediato y además otro efecto a largo plazo.

¿Duelen las técnicas de efecto lifting?

La infiltración de materiales de relleno, hilos o de factores de crecimiento no duele, aunque podría molestar. Por eso puede aplicarse un poco de sustancia anestésica llamada lidocaína.

¿Tiene efectos secundarios el lifting facial sin cirugía?

El lifting sin cirugía no suele tener efectos secundarios aparte de algún posible hematoma o inflamación que desaparece en pocos días.

¿Cuántas sesiones de lifting sin cirugía hacen falta?

Sean hilos tensores, ácido hialurónico, bótox o Factores de Crecimiento, se recomienda 1 sesión, con revisión a los 15 días y otra a los 6 meses por si hubiera que hacer algún retoque.

¿Cuánto duran los resultados de un lifting sin cirugía?

12-18 meses, según el estado y la firmeza de la piel y de la técnica escogida. Un estilo de vida sano, no abusar del deporte de impacto (como correr) y una dieta adecuada ayudarán a que los resultados de un lifting facial sin cirugía se prolonguen. Y lo más importante: escoge siempre a un buen profesional de la medicina estética que utilice la técnica adecuada y materiales de alta calidad.

Dejar un comentario

Share This