Monthly Archives

julio 2015

peeling facial

PEELING FACIAL DNA RECOVERY. EL ÚNICO PEELING CELULAR.

De | MEDICINA ESTÉTICA, PEELINGS, PIEL DEL ROSTRO | 2 Comments

¿Que es un peeling facial y para qué sirve?

El término Peeling significa «pelar». Aplicado al campo de la Medicina Estética, diremos que esa función de «pelar» consiste en una renovación de las células de las capas más externas de la piel del rostro. La función del Peeling Facial dependerá del resultado que queramos conseguir: eliminar arruguitas, unificar el tono de la piel, matificar y borrar los poros de la piel, hidratar, eliminar y atenuar manchas…

¿Qué es el peeling facial reparador DNA Recovery?

 El Peeling Facial DNA Recovery, se trata de un peeling que actúa como reparador del ADN, en el núcleo celular.
Formulado con NANOTECNOLOGÍA, protege la piel y sus estructuras. Lo novedoso es que con menos concentración de principios activos, se obtienen mejores resultados gracias a su efecto Diana. El peeling Facial ADN actúa de forma selectiva y deposita los ingredientes utilizados en el punto exacto donde queremos que trabajen.

¿Qué componentes tiene y cómo actúa el Peeling Facial DNA Recovery?

El Peeling Facial DNA Recovery contiene un 14% de Ácido Ferúlico. Está indicado para tratar el fotoenvejecimiento además del cronoenvejecimiento. Esto es, el fotoenvejecimiento es consecuencia del envejecimiento de la piel por la exposición solar. El cronoenvejecimiento se refiere al deterioro de la piel por el paso del tiempo, por lo que atacaremos las arrugas propias de la edad. Los activos liposomados actuarán reparando las células dañadas por la radiación solar y los radicales libres. Mejoraremos el tono de la piel y atenuaremos las arrugas.

¿Cuándo y para quién esta recomendado el Peeling DNA Recovery?

 Es el ideal para realizarlo antes, durante y después de las exposiciones solares para prevenir y proteger las arrugas, flacidez, manchas. Perfecto para cualquier Fototipo de piel, incluso para los más altos, pacientes de color. Sus enzimas reparan el daño celular producido por las radiaciones A, B e infrarrojos.
Y la piel se mantendrá durante el verano, mas luminosa, suave e hidratada.
Si quieres más información acerca de Peelings, Peeling Químico o cuál es el más indicado para ti, contacta con la Clínica Dra. Espallargas.
peeling facial celular dna
cura lupus

DESCUBREN LA CURA PARA EL LUPUS

De | MEDICINA ESTÉTICA | No hay comentarios

El lupus es una enfermedad autoinmune crónica que puede dañar cualquier parte del cuerpo, desde la piel a las articulaciones pasando por los órganos. Es una enfermedad que actúa por brotes y luego parece desaparecer antes de regresar de nuevo.

Pero los investigadores dicen que han descubierto que mediante el uso de una combinación de dos fármacos que ya existen, es posible revertir los efectos del lupus en ratones.

El Mundo entero celebra esta Noticia: Descubren la cura para el Lupus.

En un nuevo estudio publicado en Science Translational Medicine, los investigadores de la Universidad de Florida, Gainesville, han descubierto que mediante la inhibición de ciertas vías metabólicas en las células inmunes que es posible combatir el lupus en ratones. Los investigadores de la UF Health pueden haber encontrado una manera de controlar el lupus cambiando la forma en que las células del sistema inmunológico usan la energía.

“El resultado más sorprendente de este estudio fue que la combinación de los dos inhibidores metabólicos eran necesarios para revertir la enfermedad”. Dr. Laurence Morel, Universidad de Florida Colegio de Medicina.

El lupus eritematoso sistémico o lupus, es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmune  que se supone debe proteger el cuerpo contra invasores externos. Ataca los propios tejidos del cuerpo, causando inflamación. El Lupus a veces puede tener síntomas similares a la artritis.

El equipo de investigación inicialmente tuvo la idea de usar un ataque de dos frentes sobre lupus después de ver un enfoque similar en la investigación realizada en el cáncer, dijo Dr. Laurence Morel, director de patología experimental y profesor de patología, inmunología y medicina de laboratorio en el UF College of Medicine.

“Si funciona para limitar el metabolismo de las células cancerosas, debería funcionar para limitar el metabolismo en las células T”, dijo el Dr.Morel.

La eficacia de la metformina en la restauración de la función normal de las células T cuando se estudian en el laboratorio también es un buen augurio para su potencial aplicación en el futuro para el tratamiento de los pacientes con lupus.

“Eso sugiere que también podemos utilizar inhibidores metabólicos para el tratamiento de los pacientes“, dijo Morel. “Es la primera vez que se ha demostrado que se puede tener un efecto sobre los síntomas y la manifestación del lupus mediante la normalización del metabolismo celular.”

Los dos fármacos usados en la investigación en este estudio habían demostrado que inhiben las vías metabólicas antes, pero la combinación parece ser la clave del éxito.

“El resultado más sorprendente de este estudio fue que la combinación de los dos inhibidores metabólicos eran necesarios para revertir la enfermedad, cuando se podría haber predicho, basado en modelos publicados por otras personas que uno solo iba a funcionar”, dijo el coautor del estudio.

Dr.Laurence Morel, director de patología experimental y profesor de patología, inmunología y medicina de laboratorio en la Universidad de Florida College of Medicine.

Entre otros investigadores que trabajaron en el proyecto están:  Dr. Eric S. Sobel, profesor asociado de reumatología e inmunología clínica; Dr. Byron P. Croker, profesor de patología renal y quirúrgico; y Dr.Todd Brusko, profesor adjunto en el UF Diabetes Institute, departamento de patología, inmunología y laboratorio médico.

Su investigación fue financiada por becas de el National Institute of Health y la Alliance for Lupus Research.  La prueba en humanos se hara en septiembre 2015, se esperan resultados favorables ya que los ensayos en ratones fue un exito.

 

Fuente: www.healthline.com
Fuente: http://mitves.com/el-mundo-entero-celebra-esta-noticia-descubren-la-cura-para-el-lupus/

Uno de los marcadores de lupus son las células T CD4 (células blancas de la sangre que activan otras células inmunes).  Para las personas con lupus, el metabolismo de las células T es hiperactiva.  Las células T hiper-activadas implican un aumento de la inflamación, y esto significa más daño físico.  Cuando los investigadores bloquearon el metabolismo de la glucosa mediante el uso de un inhibidor de la glucosa, la metformina (tratamiento común en diabetes tipo 2), las células T CD4 vuelven a la actividad normal (el metabolismo de las T CD4 se ralentiza) y los síntomas de lupus se invirtieron.  “Si la célula T es normal, la enfermedad se pone mejor”, dijo Morel.

EL HOSPITAL JOSEP TRUETA EXTIRPA CON ÉXITO UN TUMOR DEL PÁNCREAS EN UNA OPERACIÓN PIONERA

De | MEDICINA ESTÉTICA | No hay comentarios
Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres afirma haber descubierto una nueva proteína que puede ser la llave para curar todos los tipos de cánceres. Esta proteína, de la que no se tenía constancia hasta ahora, sobrecarga el sistema inmunitario de forma que puede enfrentarse al cáncer o a los virus con mayor efectividad. Cuando detecta un cáncer, se pone en marcha para combatirlo, lo que provoca que el cuerpo se llene de células o linfocitos T. Esta nueva proteína, que recibe el nombre en inglés de LEM (“lymphocyte expansiona molecule”, molécula de expansión de linfocitos), provoca que estas células se multipliquen en mayor número, lo que facilita el combate de la infección o el tumor.

“Puede ser un punto de inflexión para tratar un gran número de cánceres y virus”, ha explicado a los medios británicos el profesor Philip Ashton-Rickardt, de la Sección de Inmunología del Departamento de Medicina de lmperial College. El autor del estudio, publicado en la revista Science, realizado junto a investigadores de la Universidad Queen Mary en Londres, la Harvard Medical School y el ETH Zúrich, explica que se trata de una forma completamente nueva de tratar el cáncer, y el próximo paso debe ser desarrollar una terapia genética basada en la producción de dicha proteína. Los investigadores creen que podrán empezar a probar este método en humanos dentro de tres años.

No se tenía constancia de esta proteína hasta la fecha, explica el estudio. “Nadie la había visto antes o ni siquiera era consciente de que existía. No se parece a ninguna otra”, explica el doctor. Además de producir más linfocitos T, esta molécula favorece la creación de células de memoria inmunitaria que se encargan de que una infección o enfermedad no vuelva a aparecer atacándola rápidamente en cuanto la detectan, por lo que las posibilidades de que el cáncer se reproduzca se reducen significativamente.

“Las células cancerígenas tienen formas de suprimir la actividad de los linfocitos T, lo que les permite escapar del sistema inmunitario”, explica Ashton-Rickardt. “Diseñar de forma genética células T para que aumenten su habilidad para combatir el cáncer ha sido un objetivo desde hace tiempo y las técnicas para modificarlas ya existen”. En este caso, se persigue fomentar la producción de la proteína que genera dichos linfocitos de forma natural, algo que puede combinarse con otras terapias.

Un hallazgo casual que puede cambiar la medicina

Los investigadores se toparon con esta molécula mientras investigaban ratones con mutaciones genéticas. Una de estas provocaba que dichos animales produjesen diez veces más células T, lo que las convertía en resistentes al cáncer y otras infecciones. La causante era la por aquel entonces aún desconocida proteína LEM. Este descubrimiento dio la pista a los investigadores de que una terapia genética basada en la producción de más linfocitos T puede ser más efectiva y mucho menos devastadora que los tratamientos actuales, como la quimioterapia.

“Se necesita más investigación en animales antes de que los experimentos con humanos puedan empezar, pero hay un gran potencial para un nuevo tipo de tratamiento que capitalice la habilidad innata del sistema inmunitario de detectar y eliminar las células anormales”, ha explicado Mike Turner, Director de Infecciones e Inmunobiología de The Wellcome Trust, una ONG fundada en 1936 que se dedica a la investigación científica. Por su parte, el doctor Claudio Maro del Centro de Farmacología Bioquímica, añade que “se basa en la habilidad de la proteína LEM para regular los circuitos de energía específicos, en particular la respiración mitocondrial, en una subcategoría de glóbulos blancos conocidos como células T citotóxicas”. Mauro celebra el hallazgo puesto que, más allá de sus aplicaciones terapéuticas, puede ayudar a entender mejor los mecanismos de las enfermedades como las inflamaciones crónicas, la arteriosclerosis o la artritis reumatoide.

Imperial Innovations, la compañía tecnológica que pertenece al Imperial College, ha rellenado dos patentes y ya ha fundado una empresa con el nombre de ImmunarT, con el objetivo de comercializar dicha tecnología. No obstante, es aún pronto para lanzar las campanas al vuelo, como advierte Alan Worsley en un artículo publicado en The Telegraph: “Este fascinante trabajo con ratones aún se encuentra en una etapa temprana y sólo se ha concentrado en una clase de cáncer”, explica el investigador de Cancer Research UK. “Los investigadores necesitan ahora averiguar cómo desarrollar medicinas que alcancen esta molécula, y si eso es seguro y efectivo para los pacientes de cáncer”. Una esperanzadora puerta se ha abierto, pero hay que pasar con cuidado el otro lado del umbral.

Fuente: 20 minutos

CIENTIFICOS INGLESES DESCUBREN UNA PROTEÍNA QUE PUEDE ACABAR CON TODOS LOS CÁNCERES

De | MEDICINA ESTÉTICA | No hay comentarios
Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres afirma haber descubierto una nueva proteína que puede ser la llave para curar todos los tipos de cánceres. Esta proteína, de la que no se tenía constancia hasta ahora, sobrecarga el sistema inmunitario de forma que puede enfrentarse al cáncer o a los virus con mayor efectividad. Cuando detecta un cáncer, se pone en marcha para combatirlo, lo que provoca que el cuerpo se llene de células o linfocitos T. Esta nueva proteína, que recibe el nombre en inglés de LEM (“lymphocyte expansiona molecule”, molécula de expansión de linfocitos), provoca que estas células se multipliquen en mayor número, lo que facilita el combate de la infección o el tumor.

“Puede ser un punto de inflexión para tratar un gran número de cánceres y virus”, ha explicado a los medios británicos el profesor Philip Ashton-Rickardt, de la Sección de Inmunología del Departamento de Medicina de lmperial College. El autor del estudio, publicado en la revista Science, realizado junto a investigadores de la Universidad Queen Mary en Londres, la Harvard Medical School y el ETH Zúrich, explica que se trata de una forma completamente nueva de tratar el cáncer, y el próximo paso debe ser desarrollar una terapia genética basada en la producción de dicha proteína. Los investigadores creen que podrán empezar a probar este método en humanos dentro de tres años.

No se tenía constancia de esta proteína hasta la fecha, explica el estudio. “Nadie la había visto antes o ni siquiera era consciente de que existía. No se parece a ninguna otra”, explica el doctor. Además de producir más linfocitos T, esta molécula favorece la creación de células de memoria inmunitaria que se encargan de que una infección o enfermedad no vuelva a aparecer atacándola rápidamente en cuanto la detectan, por lo que las posibilidades de que el cáncer se reproduzca se reducen significativamente.

“Las células cancerígenas tienen formas de suprimir la actividad de los linfocitos T, lo que les permite escapar del sistema inmunitario”, explica Ashton-Rickardt. “Diseñar de forma genética células T para que aumenten su habilidad para combatir el cáncer ha sido un objetivo desde hace tiempo y las técnicas para modificarlas ya existen”. En este caso, se persigue fomentar la producción de la proteína que genera dichos linfocitos de forma natural, algo que puede combinarse con otras terapias.

Un hallazgo casual que puede cambiar la medicina

Los investigadores se toparon con esta molécula mientras investigaban ratones con mutaciones genéticas. Una de estas provocaba que dichos animales produjesen diez veces más células T, lo que las convertía en resistentes al cáncer y otras infecciones. La causante era la por aquel entonces aún desconocida proteína LEM. Este descubrimiento dio la pista a los investigadores de que una terapia genética basada en la producción de más linfocitos T puede ser más efectiva y mucho menos devastadora que los tratamientos actuales, como la quimioterapia.

“Se necesita más investigación en animales antes de que los experimentos con humanos puedan empezar, pero hay un gran potencial para un nuevo tipo de tratamiento que capitalice la habilidad innata del sistema inmunitario de detectar y eliminar las células anormales”, ha explicado Mike Turner, Director de Infecciones e Inmunobiología de The Wellcome Trust, una ONG fundada en 1936 que se dedica a la investigación científica. Por su parte, el doctor Claudio Maro del Centro de Farmacología Bioquímica, añade que “se basa en la habilidad de la proteína LEM para regular los circuitos de energía específicos, en particular la respiración mitocondrial, en una subcategoría de glóbulos blancos conocidos como células T citotóxicas”. Mauro celebra el hallazgo puesto que, más allá de sus aplicaciones terapéuticas, puede ayudar a entender mejor los mecanismos de las enfermedades como las inflamaciones crónicas, la arteriosclerosis o la artritis reumatoide.

Imperial Innovations, la compañía tecnológica que pertenece al Imperial College, ha rellenado dos patentes y ya ha fundado una empresa con el nombre de ImmunarT, con el objetivo de comercializar dicha tecnología. No obstante, es aún pronto para lanzar las campanas al vuelo, como advierte Alan Worsley en un artículo publicado en The Telegraph: “Este fascinante trabajo con ratones aún se encuentra en una etapa temprana y sólo se ha concentrado en una clase de cáncer”, explica el investigador de Cancer Research UK. “Los investigadores necesitan ahora averiguar cómo desarrollar medicinas que alcancen esta molécula, y si eso es seguro y efectivo para los pacientes de cáncer”. Una esperanzadora puerta se ha abierto, pero hay que pasar con cuidado el otro lado del umbral.

Fuente: el confidencial